Serie | Admitir -6

Admitir nuestros errores no es lo mas facil, pero si lo mas seguro para salir del laberinto de la culpa.

Sin querer generalizar pero lo mas común que se vive en la niñez es que una de las cosas que primero aprendemos hacer, es tratar de ocultar nuestras travesuras, lamentablemente por aquel temor infundido que se le siembra a los niños que si hacen algo mal o se equivocan se les castigara, mi intención no es culpar a los padres porque quizás algunos de los que leen este escrito fue la manera que se les enseñó la educación, esto realmente hace perder al ser humano en un laberinto de culpa que lo lleva a tener muy baja autoestima de si mismo.

Lo más saludable es que aprendamos admitir en vez de negar y ocultar, y por la otra parte no infundir temor y vergüenza en el que erra, ya de antemano todo error conlleva una consecuencia en si, lo que si podemos hacer es ayudar, dando dirección y corrección para que el que erra pueda salir del error si es que lo ha admitido y mostrarle cómo corregir su forma de actuar o sus actitudes para que no vuelva a caer en ese mismo error, como se dice “no vuelva a tropezar con la misma piedra”.
Admitir sabemos que no es algo fácil, pero si lo mas seguro para poder salir de ese laberinto de desesperación y culpa.

El que encubre sus pecados no prosperará; Mas el que los confiesa y se aparta alcanzará misericordia. Proverbios 28:13.

Amados sabemos que tarde o temprano, así como alguien frente o al lado de nosotros puede errar, el riesgo es inminente para nosotros así que un consejo sabio que nos da Santiago es si en algún momento juzgamos hagámoslo con misericordia.

Porque el juicio será sin misericordia para aquel que no haga misericordia; y la misericordia triunfa sobre el juicio. Santiago 2:13

Previous
Recursos